Vuillermoz se anticipa al sprint

Dicen que en río revuelto, hay ganancia de pescadores. Quizá por eso, el GP Plumelec – Morbihan tenía en su salida a lo más granado del pelotón francés. Julien Simon, Pierrick Fédrigo o Bryan Coquard son hombres acostumbrados a ganar, y todos ellos hombres resolutivos en la parte final de una carrera. También los Thomas Voeckler o Anthony Geslin, protagonistas todos ellos hoy en las carreteras bretonas. No obstante, ninguno de ellos pudo celebrar la victoria ante la fuerza demostrada por Alexis Vuillermoz (AG2R – La Mondiale). El menudo escalador de Saint-Claude aprovechó el descontrol en el menguado grupo que ascendió por última vez la côte de Cadoudal para marcharse en solitario e imponerse, contra todo pronóstico, en la subida que hizo famosa Alejandro Valverde.

Y es que Vuillermoz, explosivo pero nada destacado por su velocidad, no tenía hoy otro cometido sino echar una mano a sus teóricos líderes; bien Samuel Dumoulin o bien Romain Bardet, en función de como se desarrollaran los acontecimientos. Pero la carrera permitió al joven francés mantenerse en un segundo plano y aprovechar su oportunidad en la parte final aprovechando la falta de unidades en el grupo y la fatiga acumulada no solo por las cotas, sino también por el frenético ritmo que se impuso en la parte final.

Desde los últimos 80 kilómetros, la carrera se convirtió en una sucesión constante de ataques y contraataques, en las que nadie hacia fructificar sus intentos. Dos de los más activos, Pierre-Luc Périchon (Bretagne – Séché Environnement) y precisamente Voeckler, vieron como su larga cabalgada moría de manera funesta a quince kilómetros del final. Dos vueltas y tres pasos por la cota en la que se vio a Fabricio Ferrari (Caja Rural – Seguros RGA) tomar la iniciativa e intentar sorprender al grupo, de apenas 30 unidades, encabezado por un Cofidis que trataba de mantener el control para Julien Simon. Sin embargo, todo llegó agrupado a la base de la subida definitiva.

AG2R – La Mondiale entraba pensando en las opciones de Dumoulin, pero se encontró con un escenario muy diferente. Vuillermoz se quedó solo y apostó con éxito por la victoria, dejando con la miel en los labios a Simon y Fédrigo, sus acompañantes en el podio. Éste último, al menos, sale de Plumelec con el liderato en solitario de la Copa de Francia, con 25 puntos de renta frente a Nacer Bouhanni (Cofidis).

Su compañero, Luis Ángel Maté fue precisamente el mejor de todos los españoles presentes, logrando la sexta plaza por encima de unos Caja Rural-Seguros RGA y Murias Taldea que pasaron casi inadvertidos. Solo Ferrari (12º) y Arroyo (34º) por parte de los navarros, y Bagües (23º) y Bizkarra (24º) en el lado vasco, fueron capaces de llegar en el grupo de cabeza.

CLASIFICACIÓN FINAL

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios