Valverde y Contador lideran la participación española

Siguiendo la tónica establecida en el Giro d’Italia, la presencia de corredores españoles de cara a la presente edición de la Grande Boucle destaca a partes iguales por su escasez en números y abundancia en talentos. Si de cara a la Corsa Rosa destacábamos que era la menor participación hispana en una gran vuelta en más de una década, el dato que se sustrae del Tour no mucho más halagüeño. Con únicamente 15 hombres, se trata del menor de españoles en el julio galo desde 1983, cuando la solitaria presencia del Reynolds dejó la cifra en apenas una decena de ciclistas. La causa, como siempre, la progresiva decadencia de estructuras de calidad en nuestro país.

No obstante, el producto sigue saliendo y la ausencia de espacio no supone mina alguna al talento nacional que cruzará los Pirineos con el amarillo como objetivo. Al menos esa es la meta que se ha propuesto Alberto Contador, quien tratará de emular a Miguel Induráin logrando un doblete Giro-Tour que solo siete corredores han logrado a lo largo de la historia. Una meta harto complicada tanto por la fatiga que pueda arrastrar como por los rivales (encabezados por Froome, Nibali y Quintana) que tendrá en frente, pero para la cual ha planificado la temporada. Su breve reaparición victoriosa en el Tour du Sud invita a pensar que, como mínimo, estará preparado física y mentalmente para pelear la general… aunque necesitará que el equipo responda con más garantías que en mayo.

En un segundo plano, pero con la total capitanía de un Katusha enrachado durante todo el año, será de la partida Joaquim Rodríguez. Ganador en País Vasco y protagonista en las Ardenas, desde entonces solo ha salido de las carreteras de entrenamiento andorranas para probarse en Dauphine, donde estuvo un par de pasos por detrás de los más fuertes. No obstante, los apenas trece kilómetros contrarreloj, los tres finales en cuesta y la numerosa montaña parecen hechas a medida del catalán, que buscará dar la sorpresa y subir a su quinto podio en una gran vuelta. Para ello, contará con la fidelidad de Alberto Losada como uno de sus gregarios más destacados.

En una escala más humilde, Dani Navarro también será el principal líder de cara a la general del equipo Cofidis. No obstante, su papel en Tour dependerá de cómo responda a los primeros contactos con la montaña: si es capaz de aguantar cerca de los mejores, será conservador de cara a lograr el mejor puesto posible en París; de perder tiempo, se sumará a Luis Ángel Maté en las labores de filtrarse en fugas durante las dos últimas semanas. En cualquier caso, ambos contarán con libertad de actuación, a diferencia del resto de ciclistas nacionales presentes en conjuntos extranjeros. Markel Irizar y Haimar Zubeldia en Trek, amén de Rubén Plaza y Rafa Valls en Lampre-Merida y  Samuel Sánchez en BMC Racing; parten como parte de las servidumbres de Mollema, Rui Costa y Van Garderen, respectivamente. Unos, como todoterrenos que dirijan y salvaguarden a sus líderes en el pelotón, y otros como escuderos al servicio de sus intereses en los colosos alpinos y pirenaicos.

MOVISTAR, DICOTÓMICO

El resto de nombres españoles en la salida de Utrech vendrán aportados por el único conjunto hispano presente. Movistar acudirá con un plantel de mayoría nacional al servicio de Nairo Quintana. Pero no al completo. Alejandro Valverde contará con libertad de primera mano y quedará, al menos en un principio, exento del trabajo de gregario en favor del colombiano. El reciente campeón en Cáceres, tras una primera parte del año excepcional, llega a Francia en una forma excelente que, si las circunstancias no lo impiden, le podrían permitir incluso intentar pelear por un lugar en el podio de París que tanto ha soñado a lo largo de su trayectoria.

Criterium du Dauphine 2015

Pero al resto no les queda otra opción sino trabajar. Con diferentes características, cada uno ocupará un rango diferente en el organigrama táctico. El último de la lista será un Imanol Erviti, para quien se reservan la labores más ingratas, pero también un rol de capitán en el seno del pelotón haciendo valer su experiencia. Dos todoterrenos como Jonathan Castroviejo y Gorka Izagirre complementarán labores en llano y montaña, amén de ser vitales de cara a una CRE a la que acuden con un auténtico equipazo. Por último, José Herrada quedará reservado para cuando la carretera se empine y las cordilleras jueguen un papel clave en la carrera.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios