Un afilador acaba con cuatro abandonos y la neutralización parcial de la etapa

La tranquilidad más absoluta se puede convertir en un auténtico caos en apenas segundos. Sucede en cualquier aspecto de la vida y ha sucedido este lunes en el Tour de Francia, cuando la carrera marchaba enfilada en un rápido descenso lejos todavía de los en teoría puntos álgidos de la jornada. Un afilador en cabeza ha provocado la caída de más de veinte ciclistas, muchos doloridos y necesitados de asistencia médica. Tanto, que todas las ambulancias de carrera se han detenido a atender a los afectados.

Como resultado, la organización se ha visto obligada a neutralizar la etapa. No se puede competir sin al menos una ambulancia al servicio de los corredores. Tras la reanudación, llegaba el parte de bajas: William Bonnet (FDJ), Simon Gerrans (Orica-GreenEdge), Dimitri Kozontchuk (Katusha) y Tom Dumoulin (Giant-Alpecin) debían abandonar el Tour de Francia. El primero lo hacía con traumatismo craneoencefálico. Además, Fabian Cancellara (Trek) continuaba muy tocado, cediendo más de 11′ en meta, dando muestras de un intenso dolor por los golpes de la caída, y ciclistas como Michael Matthews (Orica-GreenEdge) -último en meta, muy afectado por el trompazo- Johan Van Summeren (Ag2r-La Mondiale), Laurens Ten Dam (Lotto-Jumbo), Greg Henderson (Lott0-Soudal) o Daniel Oss (BMC) también mostraban diversas heridas consecuencia de la caída.

Entre los corredores con opciones en la general, el portugués Rui Costa (Lampre-Merida) resultaba el peor parado de todos. A pesar de regresar al pelotón,  cedía 1’13” en Huy, seguramente como consecuencia de algún tipo de problema devenido tras la caída. Ciclistas como Matthias Frank (IAM) también se fueron al suelo en el fatídico punto de esta tercera etapa del Tour.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios