Tiesj Benoot, versatilidad como arma principal

Se desenvuelve bien cuesta arriba, tiene un notable rendimiento en las colinas, le gusta y domina el paso por el pavés e, incluso, tiene una notable punta de velocidad. Resumiendo, anda en todos los terrenos. Con estas credenciales cerró una más que notable campaña Tiesj Benoot (Gante, 1994), una temporada que le llevó de las filas del Lotto-Belisol u23 a la formación del World Tour con un contrato de dos años, un camino que antes siguieron los Tim Wellens o Louis Vervaeke y viene a confirmar el gran trabajo realizado en formación de desarrollo del actual Lotto-Soudal.

Llegó como stagiaire al equipo de Marc Sergeant el pasado verano logrando demostrar sus cualidades en el campo profesional a las primeras de cambio. Finalizó décimo en el Tour of Denmark -tercero en una etapa- mientras que diez días después en los muros del Stad Zottegem concluyó cuarto siendo el más rápido del grupo perseguidor del terceto que se jugó la victoria; mismo resultado obtuvo en Ponferrada donde fue superado por Caleb Ewan y Kristoffer Skjerping en la lucha por la plata en la capital del Bierzo. Los últimos coletazos del calendario le sirvieron para agrandar sus resultados: octavo en la Binche-Chimay-Binche y 16º en la Paris-Tours, dentro del seleccionado corte perseguidor de Jelle Wallays y Thomas Voeckler.

De una ronda por etapas, a una clásica de muros, al pavé o una prueba siempre exigente como un Mundial, Tiesj Benoot demostró una sólida versatilidad que le permitieron acumular puestos de honor y mérito. Un hecho que había repetido en la primera mitad de temporada; segundo en Le Triptyque des Monts et Châteaux, tercero en De Ronde van Vlaanderen Beloften, quinto en la Liège-Bastogne-Liège sub-23, tercero en la durísima Ronde de l’Isard, 15º en la París-Roubaix Espoirs y sexto en el Campeonato de Europa. Da igual las características de la prueba, el ciclista belga se adaptó a todos los terrenos sumando una regularidad insólita a la que únicamente faltó el triunfo. Curiosamente dos de sus tres victorias en categoría sub-23 llegaron en España: la 2ª etapa de la Vuelta a Madrid sub-23 donde concluyó décimo y la 4ª etapa de la Vuelta a Palencia donde fue segundo tuvieron el sello de un Tiesj Benoot que también sumó la general del Tour de Moselle en Francia.

Y en este 2015 España sigue siendo un buen lugar para el belga. En el Trofeo Serra de Tramuntana, en la exhibición de Alejandro Valverde, Tiesj Benoot aguantó dentro del selecto grupo perseguidor que se rompió en el ascenso al encadenado Coll de Sa Batalla y Puig Major logrando aguantar la estela de sus rivales en Bleda para finalizar octavo en Deià a la par de nombres tan consolidados como Giovanni Visconti o Fränk Schleck. Una actuación meritoria que pone de manifiesto el potencial de un corredor que tiene por delante una difícil decisión: ¿por qué tipo de pruebas optar? ¿Clásicas o vueltas? De momento su calendario se inclina por la primera teniendo en el horizonte la disputa de E3 Harelbeke, Gent-Wevelgem, De Ronde van Vlaanderen y Amstel Gold Race. Tiempo para aprender y adquirir experiencia más allá de los propios resultados que irán poco a poco marcando el porvenir de un Tiesj Benoot que ha iniciado con buen pie su primera temporada en la élite.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios