Sprinters en el Tour de Francia: todos contra tres

Tras la contrarreloj vivida en Utrecht llega la primera oportunidad en el Tour de Francia para los velocistas. Será una de entre las relativamente pocas de que podrán disfrutar en una edición cuya primera semana se presenta más variada de lo habitual. Un factor que puede hacer que la encarnizada lucha por las llegadas masivas sea aún más competitiva. Muy difícilmente se permitirán fugas mínimamente peligrosas en cualquier jornada que presente un perfil razonablemente llano.

Ante la ausencia de Marcel Kittel, que continúa su via crucis particular de la temporada 2015, las opciones más realistas de victoria recaen sobre el papel en tres hombres: Mark Cavendish (Etixx-Quick Step), Alexander Kristoff (Katusha) y André Greipel (Lotto Soudal). Todos ellos parecen llegar en buena forma y en particular Cavendish, que estuvo excepcional en el nacional británico, y Kristoff, autor de una fabulosa racha de victorias a lo largo del año, apuntan a ser los grandes favoritos. No ha habido muchos duelos directos entre ellos en 2015, lo que aumenta el interés a la hora de comprobar en qué nivel van a a moverse.

Tanto Etixx-Quick Step como Lotto Soudal presentan equipos de garantías sobradas para la labor de control y lanzamiento. En ese sentido es posible que Katusha no tenga el mismo potencial, aunque tampoco quedan cojos con corredores de las características de Marco Haller, Jacopo Guarnieri y su capitán en ruta, Luca Paolini. Kristoff contará, probablemente, con algunas opciones adicional en etapas de mayor dureza, para las que se adapta mejor que sus dos mayores rivales.

En esas etapas algo más quebradas aparecerá de lleno el protagonismo de Peter Sagan (Tinkoff-Saxo), Michael Matthews (Orica-GreenEDGE), John Degenkolb (Giant-Alpecin) y quizá un aparentemente renacido Edvald Boasson Hagen (MTN-Qhubeka). Inferiores en velocidad punta a los tres mencionados anteriormente, compensan dicha carencia con su superior versatilidad. Más etapas en las que destacar y serias opciones para lograr el maillot verde, si se lo proponen.

Las otras alternativas llegan desde Francia. Su caída en los últimos metros del campeonato nacional dejó en duda su participación, pero finalmente Nacer Bouhanni (Cofidis) se encuentra suficientemente recuperado. Su modo de afrontar las llegadas promete emociones fuertes. Arnaud Démare (FDJ), su excompañero de equipo, no lleva un año pródigo en triunfos, por lo que una victoria en el Tour borraría de un plumazo el decepcionante sabor coleccionado hasta el momento. Bryan Coquard (Europcar) ha demostrado en ocasiones puntuales que su rush final no tiene mucho que envidiar a los mejores.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios