Sorpresas en los campeonatos nacionales

Con algunas evidentes excepciones, entre ellas la de España, los campeonatos nacionales disputados este domingo en los países de cierta tradición ciclista han situado en lo más alto a ciclistas que no se encontraban precisamente en las quinielas de la mayoría. Las más notables se han dado en Bélgica, Francia y Alemania.

La de Francia probablemente no hubiese sido tal de no mediar una desafortunada maniobra de Anthony Roux (finalmente descalificado) en el sprint final, provocando la caída de Nacer Bouhanni. El pequeño caos generado lo aprovechó perfectamente Steven Tronet (Auber 93) para imponerse por delante de Tony Gallopin (Lotto Soudal) y Sylvain Chavanel (IAM Cycling) en un grupo muy seleccionado que incluía a nombres tan importantes como Thomas Voeckler, Romain Bardet o Julien Alaphilippe.

Una enorme fuga lejana condicionó el desarrollo de la carrera en Bélgica, hasta el punto de que dos de sus integrantes fueron los que se jugaron la victoria. Jurgen Roelandts (Lotto Soudal) parecía el favorito, pero nada pudo hacer en un final al que Preben van Hecke (Topsport Vlaanderen – Baloise) llegó mucho más entero. Pisándoles los talones, Greg van Avermaet (BMC) cerró el podio, al ser el más fuerte del grupo perseguidor en los últimos kilómetros.

El otro desenlace inesperado se dio en Alemania, donde el jovencísimo Emanuel Buchmann (Bora – Argon 18) superó a Nikias Arndt (Giant – Alpecin). Entrando unos segundos por detrás, Marcus Burghardt (BMC) completó el medallero teutón.

Menos sorprendente fue el ganador en Países Bajos, al menos por nombre, pero no tanto por el modo de conseguirlo. Niki Terpstra (Etixx – Quick Step), lejos de ser un velocista, logró su tercer entorchado nacional tras los de 2010 y 2012 al ser el más rápido del grupo que se jugó el triunfo. Ramon Sinkeldam (Giant – Alpecin) y Danny van Poppel (Trek Factory Racing) conformaron el resto del cajón.

El campeonato británico vio cómo Peter Kennaugh (Team Sky) volvía a ganar 12 meses después, reteniendo su preciado maillot. Lo más llamativo fue la enorme actuación de Mark Cavendish (Etixx – Quick Step) muy lejos de su habitual zona de confort. Solo las descarnadas rampas del final adoquinado impidieron lo que hubiese sido una de las victorias más meritorias de su carrera deportiva. Ian Stannard y Luke Rowe, ambos del Team Sky, pelearon un bronce que fue a parar al primero de ellos.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios