Sobreentrenamiento y Burnout

El nivel de desempeño deportivo en el mundo viene representando un crecimiento continuo desde el inicio de los Juegos Olímpicos de la era moderna. Entre ellos, ciertamente el crecimiento del conocimiento científico en medicina, nutrición, biomecánica, fisiología, psicología y fisioterapia. Entre tanto, un punto decisivo que marca una solución del desempeño deportivo está caracterizado por los cambios, en los sistemas de entrenamiento (Bompa, 1983). Un ejemplo de ello es cuando Roger Bannister rompió la marca de los 4 minutos en una milla en 1954. Este atleta entrenaba alrededor de 30 minutos por día. A partir de este momento el volumen y la intensidad de entrenamiento para una milla aumentaron considerablemente.

Ahora el entrenamiento físico intensivo, o sobreentrenamiento generalmente es visto como esencial para una mejoría del rendimiento deportivo, pero éste también puede ser presentado como un factor de riesgo para la disminución del desempeño en el deporte, ya que las consecuencias más graves del sobreentrenamiento son el abandono de la actividad deportiva o la predisposición a lesiones significativas en el deportista.

El sobreentrenamiento y el bornout se convierten en problemas significativos en el deporte de alto nivel, por tanto, es importante que los profesionales y demás personas involucradas en el alto rendimiento (dirigentes, técnicos, preparadores, padres, etc.) entiendan los síntomas y las causas y aprendan estrategias para ayudar a reducir la probabilidad de su aparición.

Según Lehmann (1999) “el sobreentrenamiento ocurre debido a un desequilibrio entre estrés y recuperación, o sea, grandes factores estresantes combinados con poco descanso”. Los síntomas asociados con el sobreentrenamiento deben ser continuamente monitorizados, y los volúmenes de entrenamiento deben ser ajustados, así como se debe conocer cuáles son los síntomas negativos que empiezan a aparecer, (Morgan 1987).

Si bien el sobreentrenamiento se refiere a ciclos cortos de entrenamiento, durante los cuales los atletas se exponen a cargas de trabajo excesivas que se acercan mucho a su capacidad máxima, éste desafortunadamente dista mucho de ser perfecto y se debe tener en cuenta que es diferente en cada individuo. Es por ello que si el entrenamiento es muy intenso o si el atleta no puede descansar lo suficiente –entre otros factores tanto físicos como psicológicos-, termina por sobrentrenarse, lo que deteriora en gran medida su desempeño.

De la misma forma se deben tener en cuenta la aparición de los síntomas del sobreentrenamiento, aunque por sus características no es tan fácil identificarlo y se sabe de él, justo después de estar comprometido el desempeño. Cabe anotar que los síntomas son particulares y aparecen en cada deportistas indistintamente. Sin embargo, hay algunos síntomas que tienen relación, entre los que aparecen y siguiendo a Wilmore y Costill (2001) son:

  • Deterioro del desempeño físico (Pérdida de fuerza, de coordinación, y de capacidades máximas de trabajo muscular)
  • Disminución del apetito
  • Sensibilidad muscular
  • Resfriado o reacciones alérgicas
  • Nauseas ocasionales
  • Alteración del sueño
  • Frecuencia cardiaca de reposo elevada
  • Presión arterial elevada

Asimismo, el concepto de burnout es complejo y multidisciplinario. En esta oportunidad se definirá como “respuesta psicofísica total que se manifiesta como resultado de una frecuencia, muchas veces excesivas y generalmente con esfuerzos ineficaces en tentativas de conciliar un exceso de entrenamiento con exigencias de la competencia” (Smith 1986). En esencia, burnout involucra una fuga psicológica, emocional y algunas veces físicas, de los procesos de entrenamiento y competencias, dando respuesta a un excesivo nivel de estrés o insatisfacción.

En este orden de ideas, las características presentadas por un deportista en estado de burnout se describen a continuación:

  • Se muestra exhausto, tanto física como emocionalmente manifestado por pérdida de interés, energía y confianza.
  • Sentimiento de baja realización personal, baja autoestima, sin éxito, fracaso, depresión, generalmente es percibida una baja productividad en el deporte o una disminución aguda de los niveles de desempeño.
  • Enajenamiento del ambiente deportivo
  • Respuestas negativas e incluso insultos a sus compañeros de equipo u otros deportistas.

Y una consecuencia final a las características presentadas del burnout, es el abandono del deporte.

Cabe anotar que el sobreentrenamiento y el burnout son de naturaleza física y psicológica. Algunos síntomas comunes entre estos son:

  • Fatiga física
  • Agotamiento emocional
  • Mal humor
  • Depresión
  • Apatía
  • Alteraciones en el sueño
  • Pérdida de interés
  • Ansiedad

Finalmente, para la prevención de los síndromes descritos con anterioridad se han desarrollado varias estrategias para reducir la probabilidad de padecerlos, y son utilizados también como fuente de recuperación, entre ellas se cuentan con, el establecimiento de metas a corto plazo para los entrenamientos y las competencias, tomarse un tiempo para la relajación, mantener una actitud positiva y aprender a utilizar la visualización, entre otras.

¡NO SOLO IMPORTA LA INTENSIDAD DEL ENTRENAMIENTO,  SINO TAMBIÉN LA CALIDAD DE LA RECUPERACIÓN!

Por: Marcela Neuman

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios