Se cierran los campeonatos nacionales contrarreloj

Más allá de la acaecido en Cáceres, con el triplete telefónico logrado por Jonathan Castroviejo, Gorka Izagirre y Jesús Herrada, la última jornada de campeonatos contrarreloj también ha coronado nuevos campeones en países de la tradición de Bélgica. Allí, quien fuera campeón de mundo junior en su época, Jurgen van der Broeck (Lotto – Soudal), se ha hecho con el primer driekleur de su trayectoria. Tras un discreto paso por Suiza, el cambio de fechas le ha permitido resarcirse con una actuación deslumbrante en el nacional, rodando por encima de los 50 km/h y dejando sin opción alguna a Yves Lampaert (Etixx – Quick Step) y Kristoff Vandewalle (Trek Factory Racing), sus acompañantes en el podio.

Más abrumador fue incluso el esperado dominio de Tony Martin (Etixx – Quick Step) en el campeonato teutón, donde a pesar de la amplia nómina de especialistas presentes fue capaz de meter más de dos minutos a todos sus rivales en Einhausen. De hecho, solo Nikias Arndt (Giant – Shimano) y Stefan Schumacher (CCC Polsat – Sprandi) fueron capaces de quedar menos de los tres minutos por debajo de Panzerwagen, que afina de cara al Tour con su quinto título consecutivo.

Con menor tradición, pero un presente más que consolidado, la federación rusa también ha celebrado su título en la lucha individual, donde el conjunto Katusha ha sido el gran derrotado. La presencia de Vladimir Isaychev o Anton Vorobyev no ha sido suficiente para que los hombres de Viatcheslav Ekimov subieran al podio.  En un esfuerzo superior a los 70 minutos, Artem Ovechkin (RusVelo) se ha impuesto a Sergey Nikolaev (Itera – Katusha) y Pavel Brutt (Tinkoff – Saxo), en una prueba muy cerrada en tiempos a pesar de la larga distancia de la misma.

En Portugal, sin embargo, no se vio esa igualdad y alternancia más allá de las dos primeras posiciones, reservadas para los dos de los tres participantes miembros del World Tour: Nelson Oliveira (Lampre – Merida) y Tiago Machado (Katusha). Ambos impusieron su poderío y pasaron por encima de todos sus rivales en Braga, incluyendo un decepcionante Rui Costa que finalizó octavo. Finalmente, el título fue a parar al de Anadia por apenas cuatro segundos, que revalida la victoria lograda en 2014.

Donde también se ha visto patente la diferencia entre los principales ciclistas del país y aquellos que corren en los conjuntos continentales del país ha sido en la contrarreloj conjunta que organizan, como cada año, Chequia y Eslovaquia. Con dos grandes señalados por encima de todos, la lucha por el triunfo global entre Jan Bárta (Bora – Argon 18) y Peter Sagan (Tinkoff – Saxo) ha sido más interesante si cabe que el reparto de las camisolas de campeón. Apenas cinco segundos han separado a los nuevos poseedores de sus respectivos títulos nacionales entre sí en los 38’6 km por los alrededores de Zilina, ampliamente superiores a sus acompañantes en el podio: Leopold König (Sky) y Petr Vakoc (Etixx – Quick Step) en el lado checo; y Maros Kovac y Patrik Tybor (Kemo – Dukla Trencin) por parte eslovaca.

Otros ilustres del pelotón internacional provenientes de países menos importantes también han logrado inscribir su nombres en el álbum dorado de sus campeonatos. Tal es el caso de hombres como Vasil Kiryienka (Sky) en Bielorrusia, Georg Preidler (Giant – Shimano) en Austria, Gatis Smukulis (Katusha) resarciendo la actuación de sus compañeros en suelo letón, Daniel Teklehaimanot (MTN – Qhubeka) en el campeonato eritreo o Yonder Godoy (Androni Giocattoli) en el venezolano o Eugert Zhupa (Southeast) en el albano.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios