Rentabilidad Del Campeonato de España de Ruta

La primavera ciclista avanza lenta pero inexorablemente y en el horizonte próximo se atisba la celebración del Campeonato de España de ruta, clímax deportivo para los ciclistas de categoría sub23 y élite, que entienden el evento como una oportunidad de oro para lograr el soñado paso a profesionales. También es la cita más prestigiosa y valorada por las féminas en suelo patrio. Sin embargo la mayoría de los profesionales, sobre todo los más destacados a nivel internacional, ven en los nacionales una jornada de entrenamiento con dorsal previa a la celebración del Tour de Francia. Otros ni siquiera hacen honor al maillot rojigualda y prefieren entrenar lejos de la multitud. También es cierto que la mayoría de los  profesionales, sobre todo los más jóvenes y menos mediáticos, acuden a la cita con hambre de protagonismo, con la esperanza de portar en su pecho tan distintivos colores dentro de la serpiente multicolor.

Nacionales2014_Rfec

Ion Izaguirre y Alejandro Valverde en la meta del Nacional de Ponferrada 2014. Fuente: RFEC

Recientemente fuentes de la RFEC han declarado que a día de hoy, no existe sede firmada para la celebración de los nacionales 2015, a celebrar entre el 26-28 de Junio, evento deportivo consistente en 6 pruebas entre CRI y fondo. Los motivos, dicen, la proximidad temporal de los comicios electorales. Parece que ningún edil se la quiere jugar con una decisión que supondría una inversión en torno a los 100.000 €. La gran pregunta es:

¿Realmente es rentable para una ciudad acoger el Campeonato de España?

Existen herramientas para estimar el impacto económico que suscita la celebración del evento. La más completa es el análisis coste-beneficio (ACB), un “procedimiento para evaluar el valor social de programas, políticas y proyectos de inversión” [Pearce, 1998)]. La metodología del ACB implica la consideración de todos los factores que suman valor a la inversión publicitaria de la ciudad o región organizadora del evento. Son factores de índole medioambiental y socioeconómica, cuyo papel es crucial en el caso de la organización de eventos deportivos, cuyo beneficio en términos absolutos no puede ni debe ser considerado de forma tan simplista como la diferencia entre ingresos y gastos.

También existen otros indicadores de rentabilidad: VAN, TIR, ROI, etc. Con los datos a que se tiene acceso y para mayor simplicidad de cara al lector, se ha realizado un breve análisis de la rentabilidad potencial ex-ante, basado en el cálculo del Return on Investment - ROI.

Tomando como fuente de datos para el análisis las declaraciones públicas del presidente de la RFEC, José Luis López Cerrón, realizadas hace un año antes de la celebración del nacional de Ponferrada, la participación media de los campeonatos se cifra en 400 ciclistas (entre todas las categorías), con un total de 1200 personas implicadas, lo que se interpreta como la suma de otras 800 personas en calidad de staff de los equipos (directores, mecánicos, masajistas, federaciones regionales, etc.). También se estima la llegada de unos 10.000 visitantes, en donde puede incluye prensa y familiares.

Para estar del lado de la seguridad se considera que,  además de los 100.000 € de inversión por parte de la localidad anfitriona, existe un sobrecoste adicional de 50.000 €: Acondicionamiento de calles antes y después de la prueba, desperfectos, guardia civil, servicios médicos, publicidad, otros gastos.

Considerando además una estancia media de los deportistas de 2 días, así como un consumo per cápita en alineación con los datos de mercado actuales, proveniente fundamentalmente de la hostelería, comercio local y medios de transporte, se tienen los siguientes resultados:

ROI_Nacionales_1

Conclusión: Con una inversión de 150.000 €, la localidad anfitriona obtiene un retorno local superior a 1 M€, o lo que es lo mismo, un ROI del 689%.

Los más pesimistas pueden pensar que los datos de asistencia de López Cerrón pueden no cumplirse. Un fin de semana con climatología adversa u otros motivos podrían suponer una asistencia de deportistas y público mermada. Por ello, se ha realizado el cálculo inverso, es decir, el mínimo impacto social del evento necesario para rentabilizar la inversión, dando como resultado:

ROI_Nacionales_2

Conclusión: La inversión se rentabiliza con una participación de 300 deportistas, 350 personas de staff y 600 visitantes.

Con los datos encima de la mesa lo que parece claro es que la inversión es viable con unos datos de asistencia al evento relativamente pobres. Con la presencia de poco más que los propios equipos el evento es rentable. Nótese además que en ningún caso se ha estimado el impacto suscitado por la presencia del evento en los medios locales, nacionales e internacionales, ya sea prensa generalista o deportiva.

Otra variable a tener en cuenta debido a su efecto multiplicador del impacto mediático es la TV en directo. Su coste según López Cerrón es de unos 90.000 €. Al igual que en los casos anteriores, se ha estimado la rentabilidad considerando la cobertura de la competición con TV en directo, con un coste de 100.000 €.

Para ello se han tomado los datos detallados en el artículo Televisión, Ciclismo y Análisis de Rentabilidad, en el que se cifra el coste medio del minuto televisivo en España en 120.000 €.

Considerando 5 h de TV en directo repartidas entre todas las pruebas, con un share medio conservador de 0,5 millones de espectadores, así como un alcance comercial del 10% de la marca de la región que apadrina el evento, se tiene una valoración monetaria de:

30 min x 120.000 €/min =  3.600.000 €

ROI_Nacionales_3

Conclusión: Con cobertura televisiva, con una inversión de 250.000 €, la localidad anfitriona obtiene un retorno local superior a 4,6 M€, o lo que es lo mismo, un ROI del 1853%. Es decir, el efecto multiplicador de la TV es de 4,48 en términos monetarios absolutos.

Finalmente, aclarar que se trata de un cálculo de rentabilidad sumamente simplista, si bien es cierto que con base en la experiencia, es probable que los números sean bastante coherentes con la realidad. Es cierto que un ACB considerando otros efectos locales, tanto positivos como negativos, daría lugar a un resultado más preciso. También puede completarse el análisis considerando los datos de consumo como una variable más del problema y no como una constante, ajustando posteriormente la sensibilidad de los parámetros que intervienen en el cálculo,  obteniendo un campo estadístico de resultados esperados.

También tiene cabida un análisis que es más deportivo que económico, si bien sus efectos tienen fuertes connotaciones en cuanto al efecto tractor de consumo y difusión de la marca de la comarca que hospede el evento. Se trata de la calidad de los participantes. En España uno de los grandes hándicaps del campeonato nacional es la falta de implicación de las grandes estrellas. Los Alberto Contador, Alejandro Valverde, Joaquín Rodríguez y Samuel Sánchez son los máximos exponentes del ciclismo nacional, siendo además máximos exponentes del ciclismo mundial. Su participación en los nacionales suele ser efímera. Es una obligación de la RFEC tomar medidas encaminadas a garantizar la presencia de los mejores, pues no debe olvidarse que el ciclismo es un negocio basado en la capacidad de difusión mediática de la imagen de las marcas que dan color al equipaje y de los territorios que acogen el paso de las carreras. Los ciclistas son modelos de guardia, y de ellos depende que el público finalmente desplazado doble o incluso triplique la estimación de 10.000 visitantes de López Cerrón. Un mano a mano en un circuito adecuado entre los gallos nacionales captaría tanta atención como cualquier etapa reina de una gran vuelta. España tiene hoy por hoy ese potencial y es una pena que no se tomen medidas para aprovechar esta situación.

Queridolector11

Rubén Diego Carrera@Ru0027

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios