¿Quién es Alberto Gallego?

La subida al alto de Balès, en la Route du Sud, dejó muchas imágenes para el recuerdo. Pero una destaca por encima de las demás: ataca Alberto Contador y responde Nairo Quintana. Y, de repente, a rueda de ambos aparece un pequeño escalador… que luce los colores de Radio Popular-Boavista. La infografía de la televisión francesa muestra una bandera española y un nombre como método para identificarle: Alberto Gallego. Pero… ¿quién es Alberto Gallego?

A pesar de su apellido, Alberto es un corredor extremeño. En concreto, es un ciclista de Don Benito (Badajoz). Precisamente en la escuadra amateur de esa tierra es donde se ha formado. Gallego corrió sus mejores años como amateur en el equipo Bicicletas Rodríguez-Extremadura de Extremadura. Precisamente fue el empeño de Alfonso Rodríguez lo que permitió a Alberto abandonar la categoría de formación y dar el salto al profesionalismo.

En el verano de 2014, Alberto Gallego se había consolidado como el mejor amateur español según el Ranking de la Real Federación Española de Ciclismo. Pero eso no era suficiente para nadie. Ni para el ciclista ni para su equipo. Buscaron una salida en el profesionalismo y la encontraron de la mano de Juan Campos y su empresa de representación, Velofutur.

Alberto Gallego firmó su primer contrato con Radio Popular-Boavista, un equipo portugués con dos características principales: es una escuadra con una larga tradición en el ciclismo internacional y su director, Jose Santos “El Profesor”, tiene un reconocido prestigio como formador de jóvenes talentos.

El ciclista extremeño no dejó pasar la oportunidad y en ese final de la temporada 2014 llamó la atención de todo el mundo en Portugal. No, no sumó ninguna victoria. Pero tampoco se estuvo quieto. En prácticamente todas las competiciones en las que participó anduvo en fuga y buscó la victoria en la general de la montaña. Su inconformismo hizo que Jose Santos le ofreciera la posibilidad de continuar en el equipo Radio Popular-Boavista en 2015.

Es más, el propio director luso no tuvo problemas en afirmar durante la presentación que Gallego estaba en su conjunto para ejercer de jefe de filas en muchas de las competiciones. Las palabras sonaban atrevidas, puesto que hablamos de un ciclista de sólo 24 años y con únicamente un par de meses de experiencia profesional. Pero “El Profesor” ya había visto la calidad de Gallego. Y estaba decidido a apostar por él del mismo modo que en su día apostó por Tiago Machado, ciclista con el que lo ha comparado en más de una ocasión.

La temporada 2015 no ha hecho sino refrendar el crecimiento de Alberto Gallego, quien en las primeras competiciones en el calendario portugués se enfrentó con unos recorridos muy llanos para sus características de escalador. Eso sí, no se estuvo quieto y volvió a ser el ciclista más combativo de todo el pelotón luso. Poco a poco, los resultados empezaron a llegar, puesto que fue séptimo en la general de la Volta ao Alentejo. Pero el plan de “El Profesor” pasaba por ampliar su calendario y ofrecer oportunidades fuera de Portugal a ese grupo de jóvenes talentos que ha sabido organizar en el Boavista. Y ha sido ahí cuando y donde más ha lucido Gallego, quien acabó 11º en el Gran Premio Miguel Indurain, una carrera en la que ya se codeó con la elite.

En la Klasika Primavera de Amorebieta fue 13º y en la Vuelta a Castilla y León fue uno de los corredores en fuga cuando se tuvo que suspender la carrera por la nieve. ¡Siempre al ataque! Sin embargo, su explosión definitiva iba a llegar a principios de mayo, cuando fue 8º en la general de Asturias y 3º en la general de Madrid. Lo del alto de Balès ha sido un paso más, a pesar de que finalmente sólo fuera 7º en la etapa reina. Pero hablamos de una prueba en la antesala del Tour, hablamos de un puerto de verdadero nivel de exigencia y hablamos de un ciclista que durante muchos metros fue el único que resistió el ritmo de Alberto Contador y Nairo Quintana. Con 24 años, Alberto Gallego ha dado muestras de calidad más que suficientes para llamar a la puerta de equipos grandes, lo que nos lleva de nuevo a hablar del gran problema del ciclismo español, con corredores de talento llamando a la puertas del profesionalismo, pero con muchas dificultades para que puedan abrirse camino. Eso sí, si hacen como Gallego… pocas dudas hay de que acabarán llegando y triunfando.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios