Purito Rodríguez también puede con Huy en el Tour de Francia

Más allá de la caída que tristemente marcará la tercera etapa de este Tour de Francia, los hombres de la general tenían este lunes su primera oportunidad para demostrar en primera persona su estado de forma en subida. Una subida peculiar, por supuesto, especial por sus rampas imposibles y su tradicional explosividad. El Muro de Huy abandonaba por un día el recorrido de Flecha Valona para incrustarse por segunda vez en el Tour de Francia, demostrando de nuevo que poco tiene que ver entre sí el desenlace de una clásica, por muy importante que sea, con el alocado final de una etapa de una gran ronda de tres semanas.

Si a una caída que ha lastrado físicamente a corredores tan importantes como Cancellara, Rui Costa, Matthews o Ten Dam se añade la alta velocidad que ha llevado el grupo en los últimos 50 km de etapa y dos cotas previas como Ereffe y Cherave, el resultado no puede ser diferente a lo ocurrido: apenas 40 corredores en el grupo cabecero que ha afrontado la primera rampa del Muro de Huy.

Tras un anecdótico salto de Bob Jungels (Trek), Katusha asumió pronto el control del grupo con Giampaolo Caruso imponiendo el ritmo en las primeras posiciones. Llegados a las rampas más duras, Joaquim Rodríguez y Chris Froome asomaban muy cerca de la cabeza; mientras que Vincenzo Nibali o Alberto Contador daban claras señales de que se les atragantaba el porcentaje de las rampas. Quintana resistía cerca de los mejores y Valverde dejaba claro que no sería su día, muy lejos del lugar adecuado para luchar por el triunfo de etapa.

El catalán no lo pensó demasiado y soltó su ataque a 400 metros, seguido en un primer momento por Tony Gallopin (Lotto-Soudal) y, un poco más lejos, por Chris Froome (Team Sky). El británico no pudo con el salto de Joaquim pero sí mantuvo la distancia hasta prácticamente la línea de meta, obligando al corredor de Katusha a esforzarse al máximo hasta casi la línea final. El esfuerzo tenía su recompensa: Rodríguez sumaba su segunda victoria de etapa en el Tour, primera española desde que Valverde lo hiciera en Peyragudes, y Froome se vestía de amarillo… por un sólo segundo respecto a Tony Martin (Etixx-Quick Step). Nibali, Quintana y Valverde cedían 11″; Contador, 18″; Barguil, 24″; Urán, 34″ y Pinot, desfondado en Cherave, se dejaba 1’33”.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios