Paciencia y entrenamiento deportivo a largo plazo

La paciencia, definida por la RAE, puede entenderse de varias maneras: capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse, capacidad para hacer cosas pesadas o minuciosas, o la facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho. Es esta última la que más relación guarda con lo que queremos tratar en este post. Hoy día vivimos en una sociedad en la que se busca la inmediatez, queremos los resultados y los queremos para ayer, nos ponemos nerviosos si al apretar la tecla enter, no tenemos de manera inmediata la información que buscamos… Esta tendencia parece que se está extendiendo al entrenamiento deportivo, favoreciendo que algunos confundan la cultura de ganar, con la de ganar a cualquier precio.

También está provocando que algunos deportistas acorten sus etapas formativas para alcanzar ese momento de gloria, o emular a algún deportista de élite. Pero estos que buscan las soluciones rápidas, y que buscan inspiración en los modelos de alto rendimiento, se olvidan de algo importante: el entrenamiento a largo plazo es lo que ha permitido al deportista de élite alcanzar ese nivel (además de una herencia genética especial). Todo este proceso a largo plazo, lo podríamos resumir en trabajo planificado y paciencia. Pero  también debemos reconocer que no siempre las cosas salen como se planean e incluso los deportistas de élite necesitan desarrollar su paciencia para poder seguir avanzando.

Otros de los problemas de esa falta de paciencia, está llevando a algunas personas a cometer graves errores como sustituir una alimentación equilibrada y correcta, por unos suplementos que prometen mucho… demasiado en algunos casos. Investigadores como el profesor Asker Jeukendrup se plantea esta idea y nos ofrece una imagen visual del problema al que nos referimos para hacernos reflexionar sobre lo acertado o no de dichos cambios:

Fuente: @Jeukendrup

En triatlón estamos viendo otros “pecados”: gente con poca experiencia, lograda en un número reducidas de participaciones, saltan a la larga distancia, acortando severamente su formación como triatletas. Por estos errores, y por otros no citados, queremos proponer una serie de ideas para hacer reflexionar sobre la necesidad de desarrollar la paciencia, especialmente en los momentos difíciles:

  • Busca inspiración en la élite, pero no copies sus programas. Hasta llegar a ese nivel ha superado muchos inconvenientes y se ha pensado (o se debería pensar) a largo plazo. Posiblemente seas padre, tengas trabajo, estudios… o combinaciones de ellas y eso te aleja del modelo de vida de un deportista de élite, y sobretodo no tendrás a tu alcance muchos medios que ellos tienen. Sigue tu propia hoja de ruta.
  • Los atajos no siempre son buenos. Tratar de emular o copiar programas de entrenamiento de élite, cuando nuestra formación es limitada, es todo un ejemplo de lo que no hay que hacer para desarrollarnos a largo plazo como deportistas, además de exponernos a problemas de salud (lesiones…).

  • Ten paciencia para conocer lo que te funciona. Crear un proyecto valioso es una aventura a medio y largo plazo.
  • Disfruta del viaje. Cada momento tendrá sus cosas buenas y malas, aprende de ambas. El escritor Charles Dickens decía que “cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender”. Cualquier fuente de aprendizaje es válida. Piensa más en el proceso que en el resultado.
  • Superar los malos momentos no solo ayuda a desarrollar la paciencia, sino a trabajar también la resiliencia. Los contratiempos son pasajeros, pero el aprendizaje obtenido de ellos son perdurables en el tiempo, y son los que te permitirán alcanzar tus objetivos.
  • El lema de la Academia en la Grecia clásica era: conócete a ti mismo. Esto sin duda es una labor a largo plazo en la que, tarde o temprano, tendrás que hacer uso de la paciencia.

Caerse está permitido, pero obligado también es levantarse. Se pueden cometer errores, pero también aprender con ellos… pero sobre todo desarrolla tu paciencia.

@trinotas

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios

Sobre el Autor

David Estebanez

Lcdo. CC de la Actividad Física y del Deporte