Martin agradece a Etixx-Quick Step su primer maillot amarillo

A sus 30 años, Tony Martin (Etixx-Quick Step) había logrado casi todos los objetivos posibles para un corredor de sus características: triple campeón del mundo contra el crono, ganador de etapas en las mejores carreras del mundo (incluyendo Tour de Francia o Vuelta a España) y vencedor incluso de varias clasificaciones generales gracias a sus extraordinarias dotes contra el crono. Sin embargo, había algo que faltaba en el extenso y valioso palmarés del ciclista alemán: nunca había portado el maillot amarillo del Tour de Francia, debe que Panzerwagen borró de su lista de cuentas pendientes este martes por la tarde en Cambrai, tras una dura y larga jornada atravesando diversos tramos de pavé.

“La verdad es que no pensaba en que ningún ciclista me siguiera cuando ataqué”, comentaba nada más enfundarse el maillot de líder de la ronda gala. “Es posible que todo el mundo viera como pinché en la última sección de pavé. Tuve que cambiar la bici con Matteo (Trentin). Puede que todo el mundo pensara que ya iba más al límite de mis fuerzas de lo que realmente sentía cuando lancé ese ataque. También es posible que nadie esperara un movimiento de ese tipo. Pienso que que a 4 kilómetros de meta todo el mundo iba ya muy justo. Era el momento perfecto para buscar mi oportunidad. Encontré algo de fuerza extra. Conseguí una buena ventaja. Conocía el final muy bien, ya que estuve aquí entrenando durante dos días. Hice 180 kilómetros de la etapa, conocía cada pequeño detalle. Sabía que si me movía podía lograrlo, ya que el último kilómetro era más técnico con una sección de pavé  y un giro a la izquierda complicado. Mi meta era llegar a la última esquina y de alguna forma lo conseguí”.

“Estoy emocionado con mi victoria en solitario y mi liderado. Me sorprendió lograrlo, porque me encontraba cansado después de perseguir al grupo para regresar después del pinchazo. Los últimos tres días perdí el amarillo por sólo unos segundos. Mi objetivo era conseguirlo el primer día y me quedé triste al perderlo. Me quedé cerca, pero nunca lo había vestido. Lo de ayer (en referencia a Huy) fue muy duro. Sabía que la opción estaba allí, pero está claro que no era mi prototipo de jornada. Así, que la presión se fue haciendo más grande. Hoy arranqué motivado. La etapa se adaptaba mucho más a mis características, podría buscar el éxito con mi potencia. Soy más un corredor de clásicas que un escalador. Para esta etapa tenía todo el apoyo del equipo y quería conseguir el amarillo por mi y especialmente por el equipo. Cruzar la línea el primero, sabiendo que había ganado la etapa pero que también cogía el amarillo, me hizo sentir super feliz por devolver al equipo todo lo que me había ofrecido durante los días pasados”.

Estoy orgulloso de llevar este maillot también por Alemania. Estaba orgulloso de llevar mi maillot de campeón alemán contra el crono el primer día y ahora puedo ofrecer a los seguidores alemanes algo más especial con mi liderato en la general. Este momento ha sido maravilloso y espero que ayude a atraer a más aficionados al ciclismo, especialmente en mi país. El objetivo ahora es mantener el jersey amarillo el máximo de días posible hasta la jornada de descanso. Hay un par de finales duros pero creo que puedo mantenerme arriba con el apoyo de mi equipo. También tenemos la crono por equipos a la vuelta de la esquina. Creo que lucharemos por mantener el primer puesto hasta esa primera jornada de descanso. Por supuesto, también creo que tenemos opciones de luchar por las próximas etapas. Como se ha comprobado, tenemos nueve corredores muy fuertes en esta carrera. Daremos el máximo para defender este jersey y por buscar más resultados”.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios