Landa premia una extraña etapa de Astana

Mikel Landa (Astana Pro Team) ha sido el vencedor de lo que puede considerarse la primera etapa de verdadera alta montaña en el Giro de Italia. Una etapa que deja un sabor extraño, condicionado por la enorme superioridad numérica de Astana, reflejada en la clasificación de la etapa pero no en la ventaja táctica que esto podría haberles dado sobre la carretera. Landa, sin duda el que mejores sensaciones ha dejado de su equipo, supo aprovechar el marcaje entre Contador y Aru para lograr una victoria que, tarde o temprano, tenía que acabar llegando.

Poca importancia tuvieron en el final los diversos movimientos anteriores al final en Madonna di Campiglio. La fuga inicial tardó en hacerse, y los movimientos tardíos, como el de Giovanni Visconti (Movistar), Kanstantin Siutsou (Team Sky), Hubert Dupont (AG2R – La Mondiale) y Brent Bookwalker (BMC) fueron mantenidos a raya por el ritmo de Astana, incomprensiblemente centrados en marcar un ritmo fuerte y selectivo en lugar de jugar sus numerosas bazas de una forma más creativa.

El panorama parecía ideal, con un Tinkoff – Saxo desarbolado en el duro Passo Daone, en el que únicamente Michael Rogers mantenía el tipo. Corredores como Richie Porte (Team Sky) y Rigoberto Urán (Etixx – Quick Step) decían también adiós definitivo a sus opciones en la general en las rampas de la penúltima ascensión. Sin embargo, toda la táctica se reducía al ritmo muy duro, eso sí de los gregarios de Astana.

Neutralizada toda escapada a las faldas de Madonna di Campiglio, no sin que antes el complicado descenso del Passo Daone dejase alguna que otra caída sin gravedad, Astana continuaba seleccionando el ya pequeño grupo de elegidos bajo el comando de Paolo Tiralongo y Tanel Kangert. Los ataques no llegaron hasta pasado el descansillo a 4 kilómetros de meta de la última subida. Landa desataba las hostilidades, mientras Contador respondía y contraatacaba, sin demasiada convicción. Aru parecía más al límite, sin ceder por completo.

La falta de arrancadas verdaderamente consistentes hacía bajar el ritmo, hasta tal punto que un sorprendente Yuri Trofimov (Astana) era capaz de llegar y lanzar su ofensiva particular en el último kilómetro. Landa, sabedor de su propia fortaleza, esperó su momento para remontar. Aceleró y sobrepasó al ruso mientras, por detrás, Contador miraba más de reojo a Aru que hacia adelante. La victoria ya era del vasco. Trofimov resistía en la segunda plaza y la maglia rosa lo era un poco más al robar la bonificación restante a su rival italiano. Diferencias anecdóticas en un día que vuelve a dejar de manifiesto la superioridad atlética de Astana en la montaña, pero del que Contador también sale más líder.

CLASIFICACIÓN DE LA ETAPA

CLASIFICACIÓN GENERAL

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios