La ansiedad en el deporte

Revaaaiew Overview

7.5 Muy bueno
Media de usuario:
7.5 ( 10 Votes )

Si bien la psicología se ha encargado de estudiar la ansiedad en los aspectos de la vida cotidiana y cómo estos influyen negativamente en la vida de las personas, la psicología de la actividad física y el deporte (PAFD) ha querido transpolar estos conceptos teniendo en cuenta aspectos esenciales en la identificación y personalidad del deportista, es decir, no es solo mirar cómo afecta la ansiedad al deportista si no, como este según su disciplina deportiva, el grado de competitividad y las estrategias de afrontamiento que posee, responde ante situaciones que resultan ser estresantes para él.

La ansiedad, mencionada por algunos autores, entre ellos Lazarus, (2000), citado por Cox. Richard (2009), la definen como “el hecho de enfrentarse con una amenaza existencial, incierta” concretamente quiere decir que una emoción como la ansiedad puede causar en el deportista grandes dificultades a nivel competitivo, tal como lo mencionamos al inicio, de ahí la importancia de fortalecer cognitivamente al atleta, de modo que pueda percibir e interpretar una situación amenazante como un evento rutinario al cual puede enfrentar con toda la predisposición posible en la competencia.

Para lograr dicha predisposición es necesario que el deportista haga un ejercicio complementario a su entrenamiento físico, el cual tiene que ver con la revisión de sus objetivos, la preocupación que existe por el fracaso, la percepción que tiene sobre sí mismo y la interpretación que realiza de sus actuaciones,  puesto que y si es el caso, ponerse estándares demasiado elevados puede surgir que durante la competencia no logre tener un nivel óptimo de concentración debido a la poca claridad de sus pensamientos, es necesario en este punto recordarle al deportista que debe concentrarse en el -aquí y en el ahora- en lo que está sucediendo y mostrar una actitud constructiva con respecto a los errores o dificultades presentadas, para así desarrollar confianza y eliminar los síntomas ansiosos que pueden aparecer tanto a nivel cognitivo (pensamiento) como a nivel somático (Fisiológicos).

Asimismo el deportista podrá empezar a canalizar sus niveles de ansiedad, evaluando con qué frecuencia, en qué grado se presenta ésta y qué la produce, reflexionar acerca de ello y posteriormente identificar el verdadero problema, un ejercicio que si bien no garantiza que el atleta supere sus dificultades sí hará que las identifique y esto ya es un paso que permitirá la modificación de las posibles situaciones amenazantes para transformarlas en las respuestas deseadas.

Artículo realizado por Marcela Neuman – @Marcentrica

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios