Juan Campos (II): “A Lobato lo ofrecimos a medio pelotón y llegó el Movistar a última hora”

Juan Campos Otero  (O Porriño, Pontevedra – 29/10/1961) ofrece su visión particular del mundo del ciclismo tras muchos años en el pelotón, donde se ha encargado de muchas y muy diferentes facetas. Tras revelar en la primera parte de la entrevista concedida a Zona Matxin las claves para hacer un ciclismo atractivo para el aficionado, ahora se centra en la complicada misión de formar a los corredores y conseguir que lleguen al World Tour. Delio Fernández, Rui Costa o Juan José Lobato son algunos de los nombres propios que aparecen durante la charla. Además, analiza la situación de la cantera ciclista portuguesa y española.

-Hablemos de casos concretos, ¿hay corredores de calidad que no están en el nivel que le correspondería? Un caso es el de Delio Fernández. Es el típico corredor que tiene nivel para estar en un equipo World Tour o profesional y por falta de confianza o de huecos no lo encuentra. Este año estuvo hablando con un equipo francés, pero al final no salió y se quedó en Portugal. Pero hay más casos. Por ejemplo, Lobato, cuando terminó Euskaltel, se quedó en el aire y vino Eusebio Unzué a cogerlo a última hora. En estos momentos es, probablemente, el mejor llegador en subida del mundo y nosotros lo ofrecimos a medio pelotón… Rui Costa, en sus inicios, fue otro caso similar. Era el mejor ciclista sub-23 del mundo y me costó mucho encontrarle equipo hasta que recaló en Movistar. Si llega a ser francés o italiano, se hubieran pegado por él, pero al ser portugués tuvimos muchos problemas para encontrarle destino. Tienes un ciclista español joven y un holandés o alemán y, haciendo más el de aquí, se pegan todos por el otro. Otro caso es el del sudáfricano Reinardt Janse Van Rensburg. Todo el mundo quiso ficharle tras una buena temporada, pero he conocido españoles y portugueses con un rendimiento similar y a los que nadie. Al final, te preguntas, ¿cómo es eso?

-El caso de Portugal es un caso peculiar porque es un país pequeño, pero con muchos equipos y muchos ciclistas de calidad. Sigo la cantera de España y de Portugal y creo que la lusa está mejor que la española. Hay mucho nivel, con ciclistas jóvenes que vienen muy bien y supongo que ayuda el tirón de gente como Tiago Machado o Rui Costa. También creo que están haciendo mejor las cosas que en España. Me refiero a la estructura. Aquí, cualquier ciclista que hace un buen resultado en pista o ciclocross es enviado a la carretera. Ahora llevamos a dos gemelos, los hermanos Oliveira. Uno de ellos es campeón del mundo y de Europa de persecución júnior y el otro también tiene numerosas medallas. Llevan tres años trabajando en la pista. Se preocupan mucho más de estar en el velódromo de forma constante. La Federación también se preocupa por ir mucho más al extranjero para preparar a los jóvenes… Después, también hay algo que para mí es muy importante: en Portugal hay necesidad. Eso hace que la gente se sacrifique más.

“Rui Costa era el mejor ciclista del mundo en categoría sub-23 y por ser portugués nos costó mucho encontrarle equipo”

-Un ciclista que entra en uno de los equipos continentales puede llevar un sueldo a casa. Y gana más que lo que puede ganar el padre trabajando todo el día. Un joven que está en un equipo pequeño continental portugués puede llevar a casa un dinero y comprueba que puede ser una salida. Sigue sin ser un gran sueldo, pero si puede ganar 1.000 euros gracias al ciclismo, es más que su padre que cobra 600. Y, claro, a esto le añades que hay calidad, los corredores son buenos. Ahora Portugal lo que necesita, viéndolo desde fuera, es un gran equipo que los pueda representar en el exterior. Hay conjuntos que son pequeños, pero faltaría un equipo con calendario internacional para dar salida a todos esos ciclistas buenos que hay ahí.

-Tienen lo que no hay en España, que son media docena de equipos continentales para dar salida a sus ciclistas. Lo ideal sería este modelo, pero con un equipo arriba. Es al revés que en España, aquí hay conjuntos como Movistar o Caja Rural y dos continentales (Burgos-BH, Muriás), pero claro, el volumen de fichas en España es muy superior al de Portugal. Algunas veces hay jóvenes que podían ser ciclistas, pero hasta que no los podamos ver en pruebas de nivel, no podemos saberlo y por eso son necesarios los equipos continentales pequeños. Porque ahí podrían entrar los ciclistas de clase media, por así decirlo, para probar su nivel y ver si sirven o no. Está el Murias, que todos los ciclistas son vascos y, después, Burgos. Pero tenemos Galicia, todo el Levante, el sur de España… sin un equipo donde probar a los corredores. Te encuentras a algún joven que podría ser ciclista, pero no lo puedes saber. Este año, por ejemplo, teníamos a un extremeño que entró en Boavista. Creíamos que podía ser bueno, pero como en el campo amateur las carreras no son tan duras, no siempre puedes valorar. Y, tras unos meses, creemos que puede ser un buen escalador porque va muy bien. Y, claro, te das cuenta, aquí igual tenemos algo que no esperábamos.

“En Portugal hay necesidad y hace que el ciclista se sacrifique más porque puede llevar un sueldo a casa”

-Para los ciclistas gallegos, ¿Portugal es el único camino? Sí, es el único que hay y tenemos que ser capaces de dar las gracias a Portugal porque todos los corredores buenos gallegos salieron por allí. Pereiro, Mosquera, David Blanco o Gustavo César Veloso empezaron ahí. Tenemos que saber esto y ser conscientes para saber ser agradecidos. Porque, por ejemplo, tuvimos el equipo Xacobeo y sólo ficharon a un ciclista luso cuando teníamos la mejor cantera de Europa de aquel momento a setenta kilómetros de Galicia con Tiago Machado, Rui Costa o Jose Mendes. No tuvimos la inteligencia para verlo y fue algo que me molestó bastante porque, además, eran buenos ciclistas. Corrían en sub-23 y le decías para venir y lo hubieran hecho encantados. Hoy en día están todos en el World Tour y, además, era una opción también económica. Portugal podía haber visto al Xacobeo como uno más de ellos, y había empresas que podía interesarle el mercado conjunto y meter dinero. Hay muchas empresas que venden en Portugal y también del país vecino que van a Galicia. Es algo que me fastidió bastante.

-¿Qué ideas nuevas estáis trabajando en Velofutur? Es algo continuo. Ahora estamos estudiando hacer ropa con una empresa nuestra, pero es algo que tenemos parado. Siempre estamos dándole vueltas a la cabeza. También manejamos algún que otro evento importante. Queremos crecer poco a poco y estamos viendo cualquier posibilidad. Tampoco tenemos prisa por hacerlo ya. No hay nada definido, queremos asentar bien lo que hay hasta ahora e ir avanzando poco a poco. Nuestros primeros objetivos son los ciclistas y dar servicios a los equipos World Tour, profesionales y continentales. A partir de ahí, nuestra esencia es trabajar con la base. Tenemos en cartera diez o doce corredores sub-23 que creo que van a ser de primer nivel mundial.

“En el Xacobeo no fuimos agradecidos con Portugal, teníamos la mejor cantera de Europa a 70 kilómetros y no pasamos a ningún ciclista”

-Y esto todo desde un lugar pequeño y lejos de todo como O Porriño en Galicia. Bueno, desde O Porriño, pero son cosas que se pueden hacer. La pena que me queda es no poder hacer algo en el ciclismo gallego, pero el tema político está complicado aquí. Tengo ideas, pero habrá que esperar. De hecho, mucha gente no sabe ni que Velofutur es una empresa gallega. Me gustaría hacer un campus de detección de talentos, pero es algo para lo que necesito tiempo para organizarlo y también un equipo para poder darle salida a los corredores. Porque hoy en día hay que hacer muchos test para determinar si un ciclista es bueno o no. Si un joven tiene motor y los datos que ofrece son buenos, sabes que puede llegar. Después, tiene que aprender más cosas, tiene que saber cuidarse, entrenar, moverse en carrera, adquirir experiencia… Lo tiene que dar en carretera, pero si tiene una base, puede llegar a bueno. Sin embargo, si de principio no tiene motor, no va a llegar a bueno por mucho que haga todas las otras cosas bien. Algún día me gustaría hacer algo así en Galicia con la gente joven.

-Por lo que me dice, el vacío dejado por el Xacobeo fue muy grande. Era un proyecto que tenía que haber sobrevido. Llegaron unos políticos nuevos y, como lo habían hecho otros, lo mataron y creo que es una falta de capacidad. Si cojo un proyecto que está funcionando, lo que tengo que hacer es mejorarlo, dar un paso más. Tengo las audiencias que daba el Xacobeo y eran impresionantes y podía ser financiado por empresas gallega. Dijeron que no había patrocinadores y veo a empresas en el motociclismo, en el fútbol, en el baloncesto, en equipos catalanes, valencianos. Era un proyecto muy bonito y si se le hiciera un planteamiento serio, podría haber seguido. Podía haber dado mucha vida al ciclismo.

juan campos (2) cuerpo

Juan Campos se muestra tranquilo, habla como actúa, sin prisa pero sin pausa en O Porriño. Jorge Castro

 

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios