Jordi Simón: “Lucho para llegar a las grandes carreras”

¿Qué tienen en común Juanjo Lobato y Jordi Simón? Debutaron como profesionales en Andalucía, llevan la marca Movistar en su maillot –aunque para distintos equipos– y ya saben lo que es ganar en 2015. “Veni, vidi, vici”, pensó el catalán Jordi Simón Casulleras (Navàs, Barcelona – 6/09/1990), que en su primera carrera de la temporada levantó los brazos y se alzó con la primera etapa y la clasificación general. Fue en el Troféu Alpendre Internacional do Guadiana, prueba 2.2 del calendario portugués, un debut inmejorable para el Team Ecuador.

“No me esperaba empezar tan bien, y más sabiendo que todavía no estoy en mi mejor momento”, reconoce Simón, que atendió la llamada de Zona Matxin durante su viaje del Algarve a Croacia. Más de 2.500km y unas 30 horas por carretera para competir en el Istarsko Prlojece (2.2), del jueves 12 al domingo 15. Mientras, su excompañero Lobato vuela de Australia a Dubai para competir en los grandes escenarios. Dos ganadores en dos mundos diferentes y separados por el abismo que hay entre el WorldTour y la categoría Continental, que la UCI ni reconoce como profesional.

“Ojalá estuviese en un equipo top, lucho y trabajo para llegar algún día a las mejores carreras. Sin esa motivación no entrenaría ni me cuidaría como debo, es el sueño que me empuja a sacrificarme”, detalla Simón, que asume con naturalidad las dificultades del escalón más bajo del ciclismo, como los largos trayectos o la incertidumbre de un calendario incompleto: “Es parecido a una aventura y tiene su parte positiva, pero todo esto merma, es mucho más difícil concienciarte en hacer las cosas bien e influye en el rendimiento”.

Un rendimiento que Simón exprime desde que llegó al Team Ecuador el año pasado. Ganó dos etapas en el Tour des Pays de Savoie (18º en la general y primero en la montaña), fue segundo en dos parciales del GP Internacional Torres Vedras (15º en la clasificación final y primero en la regularidad) y se llevó para casa el maillot de la montaña en el Tour de L’Ain (14º). Además acabó séptimo en los Campeonatos de España de fondo en carretera y en la Prueba Villafranca-Ordiziako Klasika y 11º en la Klasika Primavera. “Mi objetivo es hacer una temporada regular, meterme en fugas y disputar en todos los sitios que compita”, explica el catalán.

En la escapada de la 1ª etapa del Troféu Alpendre entró Jordi. “Los ataques empezaron de salida y en el kilómetro 4 o 5 nos marchamos Hernani Broco (LA Aluminios-Antarte) y yo. Colaboramos y la ventaja llegó a los ocho minutos, en los últimos 50km el pelotón apretó, pero pudimos luchar por la victoria. Arranqué a falta de kilómetro y medio y pude llegar solo”, narra Simón, que en el segundo día de carrera estuvo muy pendiente para mantener el maillot de líder: “Saltaron todos los equipos ‘de pito’ pero mis compañeros controlaron bien hasta la mitad del recorrido. Entonces el pelotón se rompió en dos y tuve que responder a varios ataques. En los últimos 50km entraron a colaborar los equipos de los sprinters, cazaron la fuga y pudimos celebrar la victoria”.

“De golpe nos encontramos con que el equipo no salía”

10993480_865329740175768_4852244834933119324_n

Es la cuarta victoria del catalán desde que llegó al Team Ecuador, la séptima de su carrera, después de una temporada en el Coluer de aficionados, donde ganó la Vuelta a León. Era el 2013, un año de transición después de su estreno temporada profesional en Andalucía, un 2012 lleno de altibajos y que terminó con la desaparición del equipo “Estuve mucho tiempo lesionado y empecé a contrapié, no tuve un rendimiento bueno y por eso fue más difícil encontrar equipo. Por eso y por las fechas en las que se disolvió el equipo, ya sin posibilidad para muchos de nosotros”, recuerda Jordi, que tardó en asumir el mazazo: “Fue un palo, estaba muy cómodo en la estructura, con un buen calendario y un gran ambiente entre los compañeros. De golpe nos encontramos con que el equipo no salía, pasé varios meses intranquilo y con sensación de impotencia”.

Simón, que empezó en la bicicleta con la peña Alt Llobregat de Navàs, era una de las grandes promesas del ciclismo español en edad juvenil. Fue el mejor en el ránking de la RFEC, logró hasta 23 triunfos y se proclamó subcampeón nacional. En categoría sub-23 despuntó con el Caja Rural amateur y tuvo la oportunidad de correr como stagiare con el equipo profesional en la Vuelta a Burgos, pero eligió Andalucía en cuanto recibió la oferta para ser profesional. “Normalmente tomo las decisiones porque creo que fue lo mejor que podía haber hecho en ese momento. Si hubiese esperado un poco de tiempo podría haber acabado en algún equipo más grande, no lo sé, pero prefiero no romperme la cabeza con cosas que ya han pasado”, explica Simón.

Días después de firmar con el Andalucía terminó noveno en el Tour del Porvenir 2011 que ganó Esteban Chaves. Acabó por delante de nombres como Romain Bardet, Tim Wellens, Tom Dumoulin o Nairo Quintana. Ellos tuvieron la oportunidad que Jordi Simón todavía no ha encontrado, pero el catalán lucha por un sitio en la élite con el modesto Team Ecuador. Paso a paso, de Portugal a Croacia y donde haga falta para llamar la atención de algún equipo de categoría superior. Es el gran olvidado de la generación del 90.

Fotos: João Fonseca (Federaçao Portuguesa de Ciclismo)

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios