Javier Aramendía, tocado pero nunca hundido

Uno de los ciclistas más trabajadores y queridos del pelotón español no atraviesa ahora mismo su mejor momento. Se trata de Javier Aramendía (Funes, Navarra, 1986), el voluntarioso corredor de Caja Rural – Seguros RGA. Su comienzo de temporada se va a ver retrasado un par de meses tras haber tenido que pasar por quirófano.

El pasado fin de semana, el equipo navarro avisó de que el combativo corredor iba a ser intervenido para tratarse una endofibrosis de la arteria ilíaca externa,  una complicación que impide que la sangre fluya correctamente hacia su pierna izquierda obligándole, en palabras del propio ciclista, a pedalear casi exclusivamente con la derecha.

Aramendía representa mejor que nadie el espíritu del equipo de la caja de ahorros verde. Un hombre que vive en fuga. Premio de la combatividad final en la Vuelta 2013, tuvo el placer de subir al podio del Paseo de la Castellana junto con Chris Horner o sus excompañeros de Euskaltel Euskadi en el que fue su último año. Criado precisamente en la cantera de los naranjas, donde pudo disputar sus primeras temporadas como profesional, siempre demostró ser un buen ciclista todoterreno, luchador y un gregario de gran valía.

En aquella Vuelta a España de 2013, el propio Aramendía dejó una joya de frase lapidaria antes de tomar la salida en la tercera etapa, en Vigo. “Hasta ahora nunca he ganado en escapada como profesional, pero yo no estoy aquí para estar a rueda de los World Tour”. Unas declaraciones que ilustran una forma de ver el ciclismo y, quizás, incluso de afrontar la vida. Con ese mismo espíritu luchador afronta la operación que le va a tener cinco días ingresado y dos meses lejos de la bicicleta. “Está claro que es mejor estar cinco o seis meses a tope que otra temporada lastrado” ha comentado, añadiendo también que desde ya planea acortar los plazos de su recuperación para volver a coger la bicicleta lo antes posible aunque admite que al hospital ha llevado la maleta llena de “tranquilidad, paciencia y optimismo”.

Es su último año de contrato y seguro que estará deseando retomar los entrenamientos lo antes posible para volver a darlo todo sobre la carretera. Aramendía es un ciclista diferente, luchador y lleno de coraje y ganas. La lesión ha podido dejarle tocado por ahora, pero no hundido. Volveremos a ver pronto la mejor de sí mismo sobre su bici y seguro que volverá a divertirnos las tardes de carreras con su valor y sus ganas de exhibirse.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios