Gilbert se hace fuerte en otra jornada de ciclismo para enmarcar

En su regreso al Giro de Italia después de seis temporadas sin rendir visita, Philippe Gilbert ha dejado su impronta en una de las mejores jornadas de lo que llevamos de corsa rosa, que ya es decir. El valón de BMC se ha impuesto como sólo saben los grandes nombres del pelotón en Monte Berico, la subida que distingue a la ciudad de Vicenza; en donde este jueves concluía la decimosegunda etapa de una edición sin sin tregua que, sin necesidad de grandes montañas, ha regalado dos de las mejores semanas de competición en mucho tiempo.

Por no ofrecer, no se regalan ni las escapadas. Tras casi dos horas en las que más de uno habrá querido tirarse de los pelos, el pelotón ha dado su consentimiento a un grupo condenado al fracaso casi de salida. Van der Lijke (Lotto-Jumbo), Appollonio (Androni), Barbin (Bardiani), Elissonde (FDJ) y Gretsch (Ag2r) no sólo no han podido despegarse del grupo, sino que han sido cazados antes incluso de la fase decisiva de la jornada. En ese momento comenzaba la otra etapa, la de las subidas cortas e intensas y las bajadas viradas y peligrosas, más aún con la incesante lluvia que ha acompañado el pedaleo de los corredores durante todo el día.

Zilioli (Androni), Vervaeke (Lotto-Soudal) o Pellizotti (Androni) lo han probado en solitario en los siguientes kilómetros, siempre con distancias cortas sobre un grupo de favoritos mermado por la dureza, las caídas y los peligros de unos descensos que han provocado varios cortes por delante. Con Vicenza a la vista, Tanel Kangert (Astana) ha saltado con fuerza de ese minúsculo pelotón en busca de Pellizotti. Ambos han arrancado Monte Berico con una veintena de segundos que han resultado insuficientes ante la insistencia de BMC y Movistar, colaborador en labores de caza con Beñat Intxausti.

Ante un escenario de final en cuesta, ante los hombres de la general como principales rivales, Philippe Gilbert ha justificado el trabajo de sus compañeros y se ha adjudicado el triunfo con el tiempo suficiente para celebrar su éxito por delante de un destrozado grupúsculo que encabezaba el líder, Alberto Contador. En meta, Fabio Aru cedía unos pocos segundos con el madrileño demostrando tanto por su pedaleo como sobre todo por los signos de su cara que no había sido su mejor etapa en un Giro que se acerca a su primer gran test: la crono de 59 km del próximo sábado.

Clasificación 12ª Etapa

General tras 12ª Etapa

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios