Finestre – Sestriere: colofón al Giro 10 años después

El Giro de Italia 2015 llega a Sestriere en su penúltimo día de competición. Final clásico, lo llamativo no reside en la ascensión final en sí misma, sino en la precedente. El Colle delle Finestre es un puerto joven en la historia de la Corsa Rosa, pero sus incomparables características ya lo han convertido en un clásico moderno. El encadenado Finestre – Sestriere apareció por primera vez en 2005, y llegó para quedarse, dejando en el recuerdo una etapa memorable.

Al igual que en la presente edición, 10 años atrás se trataba de la última etapa verdaderamente decisiva de la carrera. En la salida, el rosa estaba a las espaldas de Paolo Savoldelli, camino de conseguir su segundo Giro. Unos aparentemente cómodos 2 minutos y 9 segundos separaban a su más directo rival, Gilberto Simoni. Pero, conociendo el carácter ofensivo de este último, ningún colchón de tiempo podía darse como seguro.

Poco tardaron las primeras rampas de Finestre en hacer su efecto. Desde sus mismas faldas, mucho antes de llegar al esperado y temido sterrato –los 8 kilómetros finales–, el entonces en estado de gracia José Rujano encabezó la ofensiva de los escaladores. Con Simoni a su rueda, rápidamente abrían hueco sobre un Savoldelli a quien no le quedaba otra que dosificarse a ritmo, sin compañeros de equipo. Y, aunque la distancia se mantenía cercana durante los primeros kilómetros, su situación ya era complicada.

Faltaba otro elemento en la ecuación. Danilo di Luca, quien llegaba a Italia tras una esplendorosa primavera pero que parecía descartado tras haberlo pasado mal en los últimos días del Giro, parecía haber recuperado sus mejores piernas. Él fue el protagonista de todo el largo tramo de tierra que define los kilómetros más elevados del puerto. Dispuesto a recuperar el podio, con Simoni y Rujano a su estela, su marcha parecía estar hundiendo a Savoldelli.

Dos minutos largos… Simoni estaba acariciando el rosa virtual al finalizar el ascenso. Restaba la bajada, y después Sestriere. Sestriere es una ascensión mucho más traicionera que lo que sus tendidas rampas parecen indicar sobre el papel. Un poco como lo que Aprica es al Mortirolo, parece el lugar perfecto para aumentar las distancias por parte de quienes se han mostrado más fuertes en los kilómetros anteriores. Si Savoldelli no conseguía recortar mucho tiempo en el descenso, su gran especialidad, iba a tenerlo muy difícil.

Savoldelli recortó, pero no lo suficiente, aparentemente. Apenas había podido arañar en torno al medio minuto cuando la carretera volvía a empezar a picar hacia arriba. Un momento que, entre los tres de cabeza, iba a ser desafortunado para Di Luca. De poco le iba a servir ahora la fortaleza mostrada en Finestre cuando le atenazaron los calambres. Un centenar de metros perdidos que ya no iba a poder recuperar.

tappa_20_giro_2015_ColleDelleFinestre_30_maggio_dettaglio_salita_pendenze

Simoni y Rujano quedaban solos por delante, en pleno pulso por el Giro con un Savoldelli que, por detrás, encontraba sorprendentes aliados en los corredores del Davitamon-Lotto. Aun así, el ritmo de cabeza le tenía contra las cuerdas. Pero las fuerzas a estas alturas de una gran vuelta pueden fallar en el peor momento. A unos 4 kilómetros de meta, Gilberto Simoni no podía seguir el ritmo del mejor José Rujano que dejaría la historia del ciclismo.

Ese fue el momento clave. Mientras El Cóndor volaba hacia su victoria, Simoni ya no podía ir más deprisa que el grupo perseguidor con Savoldelli y sus inesperados ayudantes. En meta, el crono no engañaba: por 28 segundos no había podido conseguir la que hubiese sido su tercera maglia rosa. Había perdido su última gran oportunidad de ganar otro Giro de Italia.

Se hace difícil pensar que en la presente edición pueda presenciarse semejante lucha por un vuelco en la general. En cualquier caso, el mismo escenario está ahí; los 18,5 kilómetros al 9,2% de Finestre aguardan para que Sestriere dé la puntilla a los más débiles o corone a los fuertes. Parece el colofón ideal en un Giro de Italia que está ofreciendo ciclismo del que se recuerda.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios