El hombro de Contador salva el día de Ulissi

Alberto Contador ha superado el que puede haber sido su examen más complicado de todo el Giro. 7 horas y 20 minutos sobre la bicicleta probando el estado de un hombro maltrecho tras la caída del día anterior. Sus gestos, su pedaleo y sobre todo su resultado han pasado con nota el test de Fiuggi, el de los 264 km de recorrido con una articulación que hace apenas 24 horas perdía su posición hasta en dos ocasiones. “He sufrido muchos dolores y a partir de la cuarta hora de carrera no sabía como poner la mano. Me esperan días muy difíciles”, reconocía al término de la etapa. Al menos, Contador, hoy sí, vestía de rosa en el podio tras saludar a los aficionados con su mano derecha y mover con mimo, casi como si se tratase de un jarrón de porcelana, su hombro izquierdo para colocar la prenda que le identifica como líder de la clasificación general.

Pero la jornada tuvo más alicientes, sobre todo en sus últimos 20 km; a partir de que el pelotón diera caza a la fuga buena del día con Bandiera (Androni), De Negri (Nippo-Fantini), Mikhailov (CCC) y Boem (Bardiani). A partir de ese momento, Tinkoff-Saxo prefirió ocupar la parte delantera del grupo para que Contador marchara lo más cómodo posible. Ese esfuerzo, unido al terreno quebrado, descolgó a buena parte de los velocistas y abrió la opción a corredores de rasgos más duros como Matthews, Lobato o Ulissi, con quien pocos contaban esta mañana.

Puede que ni Lampre-Merida tuviera en el plan del día la carta de Ulissi, que apenas lleva un mes compitiendo desde su regreso a las carreteras. El equipo italiano trabajó, incluso trabajó bien, pero lo hizo pensando en Sacha Modolo. Sin embargo, su velocista estrella dijo basta con la meta a la vista y fue entonces cuando surgió de la duda la figura del toscano, decidido y emocionado a la vez. Por atrás, casi como un cohete, aparecía el azul oscuro de Juanjo Lobato, progresando desde lo imposible y llegando a rueda de Ulissi con el tiempo suficiente para sumar su primera victoria en una grande. Tiempo sí; piernas tras su enorme aceleración, no. Lobato sigue progresando pero el podio deberá esperar. Ojalá no mucho.

Clasificación 7ª Etapa

General tras 7ª Etapa

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios