Durasek se estrena en el World Tour

Con menos nombre que la mayoría de sus rivales, pero con buenas piernas y mejor cabeza, Kristjan Durasek (Lampre – Merida) ha demostrado ser el más listo de la clase para anotarse la segunda etapa de la recién comenzada Vuelta a Suiza, en el final de Risch-Rotkreuz. A falta de 800 metros, tras comprobar que las miradas no estaban para nada centradas en él, el croata cambió el ritmo sin que ninguno de los favoritos le siguiera para entrar en solitario en la meta suiza, y abrir su palmarés en lo que a carreras de categoría World tour se refiere.

Aprovechando la jornada dominical, la ronda helvética presentaba un menú muy abierto, con un puerto de segunda categoría en los últimos kilómetros como punto clave para una posible selección de la carrera. Y lo que era punto clave, casi fue único, ya que hasta entonces la escapada de Luka Pibernik (Lampre – Merida), Cameron Meyer (Orica – GreenEdge), Valerio Agnoli (Astana) y Jurgen Roelandts (Lotto – Soudal) había sido el único centro de atención tres cuartas partes de la carrera realmente anodinas. no obstante, con la llegada de las rampas también comenzaron las hostilidades, como casi siempre, por parte de los colombianos. Julián Arredondo (Trek Factory Racing) fue el primero de varios que probaron, pero realmente en único que hizo daño fue Geraint Thomas (Sky).

El británico, buscando emular a su compañero y compatriota Froome al otro lado de los Alpes, fue el desencadenante de la selección efectuada en el pelotón, que dejó tras el puerto y el descenso un grupo de nueve por delante, tanto por su selección como por el ritmo impuesto por el líder Tom Dumoulin (Giant – Alpecin) en la búsqueda de Jakob Fuglsang (Astana) y el propio Thomas. Poco detrás quedaba Peter Sagan (Tinkoff – Saxo), para el que los esfuerzos efectuados por llevar a cabo una neutralización cayeron en saco roto.

Con dos hombres de Katusha y Astana, el trabajo por delante quedaba garantizado… al menos hasta que empezó la guerra. Thibout Pinot (FDJ.fr) y Fuglsang lo intentaron, pero con sus demarrajes saltaron las alarmas y ninguno de ellos pudo hacer camino. No así con el de Durasek, a quien la ingrata faena de comandar el grupo cuando se produce un parón le fue en este caso una ventaja. Con sus rivales más centrados en guardas sus espaldas que en atacar por sí mismo, el movimiento del croata prácticamente paso desapercibido y fue letal. Una vez tomó treinta metros, la capacidad de reacción de sus rivales quedó anulado. Durasek entraba el solitario, celebrando la que es su segunda victoria de la temporada tras llevarse la general de la Vuelta a Turquía.

No obstante, a pesar de entrar descolgado Tom Dumoulin fue capaz de mantener su primer puesta en la clasificación general, que mañana pondrá en juego en el difícil final en Olivone, con dos puertos de tercera para cerrar un día corto pero duro, con el ascenso al Gotthardpass.

CLASIFICACIÓN DE LA ETAPA

CLASIFICACIÓN GENERAL

VÍDEO DE LA ETAPA

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios