Demare y Bouhanni, mejor mal acompañados

El refrán afirma que es mejor estar solos que mal acompañados. Pero no puede aplicarse a Arnaud Demare y Nacer Bouhanni. Los dos velocistas demostraron en 2014, en medio de la tensión que se vivió en el seno de su equipo, que eran capaces de ofrecer la mejor de sus versiones. Ambos necesitan reivindicarse y demostrar que su equipo debía apostar por ellos como único sprinter y dar una patada deportiva a compañero de equipo, pero rival en la práctica.

Tras el divorcio protagonizado a finales del pasado año, Demare se quedó como único jefe de filas para las llegadas al sprint de FDJ mientras que Bouhanni pasó a ser el número 1 de Cofidis. Todo parecía perfecto para que ambos pudieran mejorar sus resultados, puesto que iban a poder elegir calendario y a tener a todos los lanzadores a su disposición. Pero las victorias no llegan… y los nervios afloran, especialmente en el caso de Bouhanni, ciclista de fuerte temporamento.

Los datos no dejan lugar a la duda. En 2014, Demare logró 15 victorias y fue el segundo ciclista del mundo que en más ocasiones consiguió levantar los dos brazos. En cambio, Bouhanni sumó “sólo” 11 y fue el quinto corredor más laureado de todo el pelotón mundial. La convivencia entre ambos fue nula durante la temporada y el cruce de declaraciones resultó muy tenso hasta el punto de que todo acabó en un claro ultimatum: uno u otro. Ahora, cada uno como jefe de filas de un equipo, los triunfos que suman entre ambos son concretamente… cero.

Bouhanni ha fichado por Cofidis con el papel de gran estrella. Y no le faltan puestos de honor: 2º en Route de Adelie de Vitre, 2º en etapa de París-Niza, 3º en etapa de Qatar, 4º en Trofeo Santanyi, 4º en etapa París-Niza, 6º en Milán-San Remo, 6º en etapa Tour de Omán… Entre unas cosas y otras son 10 puestos de top10. Pero cero victgorias. Bouhanni no tiene pelos en la lengua. La culpa no es de él sino del equipo y especialmente de los lanzadores. Dice el sprinter de Cofidis que siempre se encuentra solo. Y que pudo ganar carreras como San Remo. Pero lo cierto es que no deja de ser una exageración, puesto que no parece que Degenkolb fuera lanzado por ningún hombre de Giant en los últimos 300 metros de la clásica italiana.

El que aún tiene menos motivos para la alegría es Demare. El velocista de FDJ está dando un perfil mucho más bajo: sólo cuatro puestos entre los 10 primeros y ninguna victoria. Fue 2º en una etapa de París-Niza, 3º y 8º en dos etapas de Qatar y 8º en una de La Panne. No hay más resultados que sumar y suena a poco balance si hablamos de un corredor que sólo un año antes acumuló ¡15 primeros puestos!

La temporada es muy larga y ambos tienen la calidad necesaria para volver a triunfar. Lo único claro es que no han empezado de la mejor forma posible y que toda la tensión que vivieron en 2014 en el seno de FDJ tal vez no era del todo mala, puesto que servía de estímulo para ofrecer lo mejor de ambos.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios