Démare repite en Bélgica

La llegada en cuesta de Lacs de l’Eau d’Heure no fue suficiente para desestructurar el impulso del pelotón, y la cuarta etapa de la Vuelta a Bélgica se resolvió de nuevo mediante un sprint masivo. En él, el control impuesto por los hombres de Etixx-Quick Step en favor de Tom Boonen de poco sirvió, y el flamenco se vio superado con absoluta claridad por Arnaud Démare (FDJ), quien tras cinco meses con el casillero a cero logra doblar en suelo valón tras el triunfo logrado ayer en Herzele.

Las sucesivas ascensiones al conocido como Petit Poggio no promovieron la combatividad entre los corredores, y lo que se esperaba como una carrera abierta quedó sometida a los intereses de los equipos de los hombres rápidos. Una fuga de ocho ciclistas, plagada de corredores continentales (BKCP – Powerplus, VastgoedService – Golden Palace, Team 3M, Verandas Willems o Wallonie – Bruxelles eran algunos de los equipos representados) copó sobre el papel la atención del día, pero a sabiendas de que su futuro estaba escrito. El control de Astana, Etixx-Quick Step, o IAM Cycling tuvo la efectividad esperada y el pelotón llegó compacto a las rampas de la cuesta final. Un intento de Jens Adams trató de romper el esperado final, pero el ritmo de los hombres de Lefevere en los últimos kilómetros fue tan implacable como el final de Démare. Apoyándose en el, como siempre, largo sprint de Boonen, no tuvo problemas para tomar distancia y asegurar su segunda victoria de la campaña, que le mantiene a apenas 1 segundo del todavía líder Matthias Brändle (IAM Cycling).

Para el austriaco, la defensa de su maillot se complicará mañana, en la última jornada. Una Lieja en miniatura con inicio y final en Sankt Vith, con un recorrido quebrado de principio a fin en el que los Van Avermaet, Bille o Roelandts buscarán poner en jaque sus opciones para la victoria final.

CLASIFICACIÓN DE LA ETAPA

CLASIFICACIÓN GENERAL

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios