Contador y Aru, cara y cruz

El Giro de Italia llega a su primera etapa decisiva: una contrarreloj individual de casi 60 kilómetros. Y a la hora de hacer el balance hay que diferenciar las sensaciones de los resultados. Si por sensaciones hablamos, Alberto Contador debe estar muy contento. Llega dominando la carrera, bien arropado siempre por su equipo y demostrando siempre que está por encima de sus rivales. Fabio Aru, en contra, ha tenido varios momentos de debilidad que ha podido salvar con pérdidas relativamente pequeñas, pero que no dejan de evidenciar o despistes comiendo -ésa es su teoría- o dificultades para recuperarse del alto tren que se está imponiendo en cada una de las etapas de este Giro. Y, sin embargo, el líder de la carrera es Fabio Aru… gracias sobre todo a la caída en el día previo a la contrarreloj. Por eso decimos que las sensaciones van por un lado y el tiempo marcado por cada uno de los ciclistas va por otro lado.

Alberto Contador comentaba en twitter: “Mal día en el Giro con la caída final, pérdida de tiempo, maglia rosa y dolorido de los golpes. Ahora toca recuperarse. ¡Mañana crono de 59 km! Gracias equipo por el gran trabajo y gracias @Toso_74 por darme tu bici rápidamente. #Tosomitico”. Lo cierto es que el madrileño había tenido mala suerte, pero también se había visto rápidamente apoyado por Matteo Tosatto. Sobre los golpes recibidos, Contador añadía: “Me preocupa el golpe en la pierna. Es lo peor de esta caída, más incluso que el tiempo perdido. Creo que no ha sido grave, pero con una caída siempre hay que esperar a los días siguientes porque los dolores suelen ir apareciendo con el paso de las horas”. Lo único que no admite dudas es la actitud de Contador: rápidamente cogió una bicicleta alternativa y se lanzó hacia la meta. En su cabeza sólo está la posibilidad de ganar.

El otro gran aspirante a la victoria final, Fabio Aru, era un hombre feliz con su maglia rosa: “Nunca es bonito convertirte en maglia rosa por culpa de una caída. Pero sabíamos que este final iba a ser difícil, sobre todo, por la lluvia. Por eso mismo he intentado rodar en cabeza y me equipo se ha volcado para que yo estuviera siempre en las primeras posiciones del pelotón. Eso es lo que me ha permitido esquivar la caída. Lo siento por Alberto, pero todo puede ocurrir en etapas como ésta”. Sobre la contrarreloj, Aru añadió: “Nunca sabes cómo puedes ir en una contrarreloj tan larga. Lo que está claro es que he preparado como nunca las cronometradas. El Giro está siendo muy duro, con etapas de calor y etapas de lluvia, lo que aumenta el desgaste, así que resulta realmente difícil hacer un pronóstico. En 21 días es posible tener algún día malo. Yo lo tuve por culpa de no haber comido. Y lo importante es aprender y que no vuelva a sucederte”.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios