Contador destroza el Giro

La contrarreloj, la gran damnificada por el giro que los organizadores han dado hacia la búsqueda de la igualdad y la “humanización” del ciclismo, se ha reivindicado. En su primera oportunidad de redención en más de un lustro, la lucha individual ha vuelto a mostrar su razón de ser en las grandes vueltas: marcar diferencias. Y para ello, la agónica especialidad no ha utilizado otra figura sino la de Alberto Contador (Tinkoff – Saxo), que tras una exhibición digna de sus mejores tiempos -si es que alguna vez hubo peores- ha recuperado el liderato destrozando a todos sus rivales directos al Giro y estableciendo una distancias frente a ellos que, visto el estado de forma que guarda a pesar de todos los problemas sufridos durante las dos primeras semanas, suponen un golpe de gracia casi fulminante de cara a su posible victoria en Milán.

Para el pinteño, la caída y consiguiente pérdida del rosa sufrida en la tarde de ayer parecen haber no existido. Lo que se suponía una molestia, ha resultado un bálsamo. El hipotético golpe moral, ha lucido transmutado en una rabia voraz, una determinación extrema y una actuación formidable durante los 59’4 kilómetros que separaban Treviso de Valdobbiadene en la que solo le ha faltado la victoria. El viento, acompañante junto al agua durante todo el trayecto, fue el tormento de todos los grandes nombres de la Corsa Rosa -sobre todo de aquellos que no eran Alberto- y al mismo tiempo aliado de Vasil Kiryienka (Sky), quien beneficiado por su pronta salida pudo contener la demostración hispana encarnada no solo en las piernas del madrileño, sino también de un Luis León Sánchez (Astana), segundo a solo doce segundos del bielorruso y dos por encima de Contador, que ha dado la de cal en el desierto que ha supuesto la contrarreloj en el seno del conjunto kazajo.

La escuadra celeste, que partía con el liderato y tres hombres entre los cinco primeros de la clasificación general, se ha desmoronado por completo y, sobre todo, ha perdido mucha de la enorme ventaja táctica que suponía tener tres hombres con el rosa a tiro. Mikel Landa, doblado por Contador antes de llegar al ecuador del día, ha pasado en poco más de una hora de ser reclamado como algo más de segunda espada a enterrarse en una fosa cinco minutos bajo el primer clasificado, de la mano de un decepcionante Dario Cataldo que deja solo a Fabio Aru. Y es que el mejor joven de la carrera no ha dado para más. Inexperto en una etapa de este calibre y su falto de maña en esta especialidad, ha ofrecido lo mejor de sí mismo, pero solo ha servido para contener la tremenda sangría causada por la punzante fuerza del pinteño, que le deja a 2:28 de distancia.

Los hombres de Martinelli, al menos, se mantienen en la pelea, algo que para nada puede decir Richie Porte (Sky). El australiano ha sido el gran derrotado. Sin concentración y sin fuerza, ha puesto de manifiesto su fragilidad mental ante los contratiempos y, en el que se suponía que tenía que ser su día, ha hecho el ridículo con un tiempo impropio de cualquier aspirante a una vuelta de tres semanas y que le elimina de la pelea definitivamente. La duda reside en sí seguirá usando el motorhome, o ésta pasará a ser la residencia momentánea de Leopold König, aúpado al décimo lugar.

El checo, de hecho, ha sido una de las gran sorpresas positivas del día de Contador junto con Jurgen van den Broeck (Lotto – Soudal) y Andrey Amador (Movistar Team). No solo no han fallado en una jornada clave, sino que han rayado a un nivel excelente que les sitúa en la quinta y la tercera plaza de la general, respectivamente. Para el belga, posiblemente su sitio natural en un best-case escenario previo a la sobredosis de montaña; para el costarricense, todo un sueño al que aferrarse tanto tiempo como pueda ante el horizonte dolomítico. Rigoberto Urán (Etixx – Quick Step), sin descalabrar pero tampoco asombrando, ha sabido regular a pesar de su menguado estado físico y, pese a todos los percances que ha sufrido, vuelve a tener a tiro la opción de aúparse al podio del Giro, a pesar de la losa de cuatro minutos respecto al gran ganador de hoy: Alberto Contador.

La primera opción del colombiano, y de todos los demás, vendrá mañana, con la primera etapa de verdadera alta montaña de la presente edición, con final en Madonna di Campiglio y previo encadenado por el novedoso Passo Daone, veremos si futuro coloso de las cordilleras italianas.

CLASIFICACIÓN DE LA ETAPA

CLASIFICACIÓN GENERAL

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios