Boonen apunta Colonia a su palmarés

El abandono de Tom Boonen (Etixx – Quick Step) en el Giro de Italia fue polémico. El belga, declarando que no tenía objetivos por los que luchar en lo que quedaba de Corsa Rosa y que tampoco su apoyo era necesario para Rigoberto Urán de cara a los Dolomitas, se iba para casa el día antes de la contrarreloj de Valdobbiadene para competir precisamente en la Vuelta a Bélgica. No obstante, el tiempo ha acabado dando la razón a su decisión. Allí venció, y estuvo a punto de hacerlo en dos ocasiones más. Y hoy, liberado del absurdo desgaste de las montaña italianas, ha hecho lo propio en la Vuelta a Colonia, resolviendo una fuga muy bien manejada por el conjunto celeste durante todo el día.

Que Tommeke fuera parte protagonista de dicho fuga no fue casual, sino consecuente con su talento. Más allá de las escapadas consentidas a las que estamos acostumbrados, ésta fue lograda a base de fuerza y calidad. No entro quien quiso, sino quien pudo, de ahí que fueran hombres como Nikolas Maes, Petr Vakoc (Etixx – Quick Step), Linus Gerdemann, Fabian Wegmann (Cult Energy), Edward Theuns (Topsport Vlaanderen – Baloise) o Maarten Tjallingii (LottoNL – Jumbo), entre otros, los protagonistas del grupo de 23 que acabó con la resistencia del pelotón. Su trabajo, dirigido primordialmente por Giant-Shimano en favor de Marcel Kittel -sexto a la postre, primero en el pelotón- resultó insuficiente ante la numerosas y poderosas piernas que hacían camino por delante.

Con más de dos minutos de renta durante todo su trayecto por las colinas de Westfalia, se aseguraron la lucha de vuelta al circuito de Colonia, donde la veintena ya se había convertido en un quinteto. Aprovechando el penúltimo paso montañoso, Andreas Schillinger (Bora – Argon 18) abría margen de la mano de Theuns, Maes, Gerdemann y Boonen respecto al resto de sus hasta entonces compañeros de aventura, a quienes la falta de entendimiento en la posible persecución les condenó. La buena armonía de estos cinco, por contra, resultó definitiva de cara a sus opciones. A pesar de la superioridad numérica de Etixx-Quick Step, nadie rehuyó la responsabilidad de tirar del carro hasta los metros finales, en los que el trabajo de Maes y la velocidad de Boonen remataron la faena sin ningún problema.

Segunda del año para el de Mol, que del mismo modo da el triunfo número 31 al conjunto de Lefevere y con el que trabaja Joxean Fernández. ¿El próximo objetivo de Boonen? Como no podía ser de otra manera, el campeonato nacional en dos semanas vista, en el que tratará de hacerse con su tercer driekleur.

CLASIFICACIÓN FINAL

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios