Abstinencia alimentaria

Hoy os traigo un post, sobre una consecuencia que a la mayoría que en algún momento de nuestra vida hemos decidido perder algo de peso nos ha sucedido: la abstinencia alimentaria. La abstinencia es una reacción del organismo cuando una persona deja de consumir sustancias a las que es adicta. La adicciones que mas conocemos son a la droga, al tabaco o al alcohol, pero también hay una ligada a la comida (azúcar y harina). Por ello cuando decidimos comenzar una dieta, siempre tendemos a eliminar de raíz alimentos o comidas que nos gustan y ello provoca el síndrome de abstinencia alimentaria en nuestro organismo.

Imagen cortesia de Ambro en www.freedigitalphotos.net

Imagen cortesia de Ambro en www.freedigitalphotos.net

Este síndrome de abstinencia aparece cuando quitamos de nuestra dieta ciertos alimentos, que en la mayoría de los casos suelen ser dulces y azúcares. Realmente no tiene un nombre científico definido, pero en mi opinión, el síndrome de abstinencia lo define bien a las claras. Puesto que el abstenernos de ingerir alimentos y comidas que son usuales en nuestra dieta diaria, provoca un “mono” cuando lo quitamos radicalmente de nuestra alimentación. Desde este post, quiero daros unos consejos para que esto no se produzca.

Imagen cortesia de tiverylucky en www.freedigitalphotos.net

Imagen cortesia de tiverylucky en www.freedigitalphotos.net

Cuando comenzamos una dieta en la que restringimos dulces, azúcares,… debemos ser progresivos en su erradicación. Si de un día para otro dejamos de tomarlos, va a provocar que nuestro organismo y en mayor medida nuestra mente nos pida ese alimento. Además no debemos olvidar el carácter adictivo que el azúcar y que por consecuencia aquellos productos que tienen en el como su ingrediente principal, tiene en nuestro organismo. Por ello, es muy recomendable quitar paulatinamente estos alimentos que tan arraigados tenemos en nuestra dieta y que tomamos a diario.

El síndrome de abstinencia también aparece cuando realizamos dietas en las que durante todos los días de la semana la realizamos. Una buena dieta, siempre deja un “día libre” a la semana. Este hecho provoca que tengamos la posibilidad de que con sentido común un día a la semana nos permitamos algún capricho en forma de comer aquello que tenemos prohibido durante el resto de la semana. Esto es muy recomendable ya que permite dar a nuestro cuerpo un pequeño respiro, e impedir que nuestro organismo sufra esta abstinencia. Un hecho comprobado es que aquellas personas que realizan dietas muy rígidas y prohíben de raíz estos pequeños “caprichos” un día a la semana, sufren lo que se llama comer compulsivamente. El ir al supermercado y ver todo aquello que tenemos prohibido, provoca que compulsivamente compremos una gran cantidad de estos productos y nos demos un atracón. Hecho muy perjudicial para nuestro organismo, y que trastoca gravemente nuestra dieta. Siempre es mejor pecar un poco un día a la semana, que prohibirlo y comprarlos compulsivamente para darnos un atracón.

Imagen cortesia de Mister GC en www.freedigitalphotos.net

Imagen cortesia de Mister GC en www.freedigitalphotos.net

En resumen, una buena dieta es aquella que permite cierta flexibilidad con los productos y alimentos que más nos gustan, pero que debemos intentar erradicar en nuestro día a día. De lo contrario, el síndrome de abstinencia aparecerá y nos llevará a:

1. Desregular nuestro metabolismo y nuestro organismo.
2. No conseguir los objetivos marcados con nuestra dieta.
3. Trastornos como el comer compulsivamente.

Por ello a partir de ahora ya sabéis, vida sana, alimentación equilibrada y baja en grasas, pero dale a tu cuerpo algún pecado semanal.

¿Te ha gustado? Déjanos un comentario

Comentarios